Anatomía de las Mantarrayas

Anatomía de las Mantarrayas

Anatomía de las Mantarrayas

Descripción física de las mantarrayas

Algunas personas tienden a llamar “mantarraya” a cualquier especie que tenga parecido con ella, especialmente con los miembros del género Mobula ya que son tremendamente similares en relación con su aspecto físico. Esto no es correcto, puesto que la palabra “mantarraya” sólo se aplica a los 2 miembros del género Manta: mantarraya gigante (Manta birostris) y mantarraya de arrecife (Manta alfredi).

¿Cómo puedes diferenciar a las mantarrayas de sus parientes más próximos? Existe una serie de características particulares que, aunque menos obvias que el tamaño, son útiles para reconocer a una mantarraya.

En general, todo miembro del género Manta posee un cuerpo grande y aplanado cuyo centro es llamado “disco”. La mantarraya de arrecife tiene un ancho de disco de 3 a 3.5 metros, mientras que la mantarraya gigante hace honor a su nombre al medir hasta 9 metros de ancho. La cabeza de ambas especies es amplia, con los ojos a cada lado y la boca larga en la parte delantera. Dentro de ésta se encuentran varias filas de dientes pequeños y cuadrados que no son útiles para masticar comida, pero que sirven a los machos para sujetar a la hembra durante el apareamiento.

Poseen dientes que no son útiles para masticar, sino para que los machos sujeten a la hembra durante el apareamiento.

A los lados del cuerpo se localizan las aletas pectorales, amplias y con forma triangular. Cuando la mantarraya nada suele batir las aletas de arriba hacia abajo en vez de ondularlas como hacen las rayas que viven en el fondo oceánico, esto hace que pareciera como si estuviesen volando. Enfrente de la boca emergen dos estructuras llamadas lóbulos cefálicos que se extienden y ayudan a introducir el agua hacia la boca durante las actividades de alimentación. En la superficie inferior del cuerpo se localizan las hendiduras branquiales.

características_físicas_mantarrayas_624

Anatomía de una mantarraya

La pequeña aleta dorsal se posiciona en la parte superior del cuerpo, en la base de la cola. Ésta es larga y delgada pero menos corta que su cuerpo; la cola de la mantarraya gigante es un tanto aplanada. En cualquiera de las especies no hay presencia de aguijón venenoso.

La piel de estos animales es áspera al tacto debido a la posesión de dentículos dérmicos cónicos, unas estructuras similares a dientes. Además, está cubierta con una capa de moco que los protege de infecciones. La coloración varía, y es que cada individuo posee un único patrón de manchas que las identifica. En general, la zona superior del cuerpo es negra o marrón oscuro mientras que la inferior es blanca. Manta alfredi cuenta con un parche con forma de Y en la región superior de la cabeza, por su parte, el parche de Manta birostris tiene forma de T, con menor presencia de coloración blanca. Además, la boca de la primera es blanca y no negra como la de la mantarraya gigante, cuyos bordes inferiores de las aletas están coloreados de negro o algún tono oscuro, lo que puede apreciarse al verla nadar desde abajo.

La piel de las mantarrayas está cubierta con una capa de moco que los protege de infecciones.

Las mantarrayas son dueñas de los cerebros más grandes de todos los peces, pero definitivamente, el título de “el cerebro más grande de absolutamente todos” se lo lleva la mantarraya oceánica. Este órgano posee algo llamado rete mirabile, que es una red de venas y arterias cuya función es mantener el calor en algunas partes del cuerpo.

Todas poseen branquias que son parte de su sistema respiratorio, pues obtienen el oxígeno del agua. Las hembras pueden ser ligeramente más grandes que los machos, los cuales poseen un par de órganos copuladores llamados pterigopodios, uno de los cuales insertan en la cloaca femenina para la fecundación. La filtración del alimento es realizada mediante branquiespinas ubicadas entre las branquias y compuestas de tejido rosáceo o marrón.

¿Podrías diferenciar ahora a una raya de una mantarraya?